Etiqueta: trolls

Comentarios negativos, haters y trolls: cómo lidiar con ellos en tus redes sociales

La llegada de las redes sociales han supuesto una verdadera revolución para la forma en que las empresas y marcas se relacionan con los usuarios y clientes. Se han convertido, no sólo en un canal idóneo para mostrar publicidad y todo lo que puede ofrecer una marca, sino también en una forma de hacer comunidad, dar consejos y recomendaciones, compartir historias con las que el público pueda sentirse identificado, presentar a los trabajadores de nuestra empresa y, cómo no, en un vehículo esencial de atención al cliente para lograr feedback, resolver problemas y enmendar errores.

Pero, ¿qué ocurre cuando, más allá de las posibles quejas (que siempre podemos tramitar de forma tranquila y sosegada, a fin de dar una solución a las incidencias sufridas por los clientes), nos topamos con mensajes negativos cuyo objeto es denostar a propósito la imagen de nuestra marca, boicotear nuestra cuenta o, simplemente, ofender por ofender? Puede ocurrir incluso que estos mensajes se conviertan en frecuentes y, en consecuencia, requieran de un esfuerzo mayor por nuestra parte como gestores de redes.

Y es que, el anonimato que proporciona Internet, donde gran parte de los comentarios e interacciones pueden hacerse tras el amparo de un perfil cerrado y privado, a menudo da lugar a ciertos comportamientos que jamás veríamos aflorar en la vida real.

A continuación, os ofrecemos algunos consejos para tratar de lidiar con este tipo de mensajes y usuarios sin que vuestra marca salga perjudicada.

1. Empieza por identificar las quejas. ¿Se trata del comentario de un cliente insatisfecho que ha sufrido una incidencia real o de un hater o troll que trata de hacer boicot a nuestra marca o simplemente sembrar la discordia e incendiar la comunidad? Dependiendo de la naturaleza del comentario, la conversación discurrirá por un camino o por otro. Tenlo en cuenta antes de gestionar la respuesta.

2. Es esencial actuar rápido a fin de neutralizar los efectos negativos del comentario. Si respondemos con rapidez y educadamente, podemos disuadir a otros usuarios de sumarse a las críticas al ver que realmente hay una persona detrás de esas redes y que van a recibir contestación. Tener un plan o protocolo preparado para cuando esto ocurra con los pasos a seguir también es esencial y puede sernos realmente útil, especialmente si hay más de una persona al frente de los perfiles sociales de la marca.

3. Igualmente es imprescindible mantener el tono y los valores de la marca. Por muy incisivo que sea el comentario, nuestra respuesta ha de ser en tono cordial, sin perder los nervios y mostrando afabilidad, así como nuestra disposición a solucionar cualquier problema o molestia experimentados por los usuarios desde una posición mesurada y educada. Si se trata de una crítica negativa, siempre es bueno agradecer el comentario argumentando la posibilidad de mejorar gracias a las observaciones de nuestros clientes.

4. Mejor por privado. Intenta conducir la conversación hacia el ámbito privado, vía mensaje, e incluso recopilar datos personales del usuario o cliente que ha efectuado la crítica por si podemos ayudarle a solucionar su problema. Si la conversación continúa por la vía de la crítica excesivamente negativa o incluso el insulto gratuito, debemos empezar a considerar otro tipo de actuaciones.

5. Deja claras las normas de tu comunidad y, si no se cumplen, siéntete libre de borrar cuantos comentarios las incumplan y fomenten el odio y/o los insultos.

6. También es preciso saber parar. Ya has respondido adecuadamente, y hasta puede que hayas pedido respeto si el tono de la conversación no es el adecuado y notas que incluso podría rayar con un posible delito de odio. No lo hagas [pedir respeto] más de una vez.  Si todo lo anterior no funciona, todavía puedes dar un paso más.

7.  Siempre puedes optar, en última instancia, por bloquear al usuario o usuarios responsables del “trolleo”. Recuerda que, al fin y al cabo, son las redes de nuestra marca, y nosotros decidimos qué queremos que forme parte de ellas y qué no. A las críticas constructivas y reales, por muy negativas que sean, siempre hemos de estar abiertos. Pero con el insulto gratuito y el trolleo no tenemos por qué ser tolerantes.

8. Fundamental que recordemos esto: jamás hay que entrar al trapo ni alimentar la notoriedad de un troll, ya que esto es lo que busca desde el principio este tipo de usuario y, si seguimos contestándole o percibe nuestro enfado, no cesará en su empeño por boicotearnos a través de sus incisivos (e incluso insultantes y verdaderamente desagradables) comentarios. Recuerda lo que se dice en Internet: “Don’t feed the troll” (“No alimentes al troll”).

Ante todo, ya sabes, ¡mucha paciencia! El troll y el hater son especímenes bastante frecuentes en redes sociales. Cuando hayas combatido a tu primer troll con éxito, ya no habrá nada que se te resista a la hora de gestionar tus perfiles en redes. ¡Suerte!

Fuentes: trecebits.com, runlevel.es y carlosguerraterol.com.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR