Etiqueta: trabajo

¡Contratar a un becario no es gratis!

Hace poco estuve en una famosa universidad de Madrid hablando con los alumnos de segundo curso del grado de Publicidad y RR.PP.

El objeto de la charla era presentarles una visión del mercado laboral en España; mostrarles una radiografía general y, en la medida de lo posible, motivar sus mentes para que no se dejen influir por el clima general que se respira en nuestro país.

Sin entrar en detalles de aquella conversación que duplicó los 50 minutos reglamentarios… hubo un momento en el que les aconsejé trabajar lo antes posible; que tenían que tener el objetivo de graduarse con 2 años de experiencia; y que lo consiguieran aunque tuvieran que trabajar sin cobrar.

Os imagináis lo que pasó en ese momento, ¿¿verdad?? Seguramente algo muy parecido a lo que estáis pensando muchos de vosotros… “¿¡Pero qué dices!? Los becarios tienen que cobrar”.

Estoy de acuerdo, y por eso quiero matizar mis palabras para que nadie se equivoque sobre mi reflexión:

Un becario, igual que cualquier trabajador, tiene que cobrar por las funciones que desempeña y por la productividad que ofrece sobre la empresa.

El detalle está en saber qué cantidad debe ser esa remuneración.

Es frecuente pensar (por lo menos las barras de los bares así me lo han trasladado) que las empresas se dedican a contratar becarios para explotarles y hacerles trabajar para ahorrarse el sueldo de un contrato.

Quizá esa práctica ocurra en algunos lugares… pero la realidad en la mayoría de las ocasiones no es tan espeluznante. En abosluto.

Me centraré en el tema de la remuneración. Ese factor tan criticado y tan pocas veces analizando en su totalidad.

Un becario no es gratis; aunque la remuneración de la beca sea de 0 €, la empresa tiene que asumir un coste.

Aquí tenéis una tabla de los costes fijos:

Costes-Contratación-Becarios

Ordenador, Mesa y Silla son 3 conceptos cuya amortización he planteado a 4 años. 

Los Costes Fijos Derivados incluyen Internet, Luz, Alquileres, Material…  planteados en una empresa de 10 trabajadores con 2.000€ de costes fijos mensuales.

Bien, ahora hablemos de la fase de Recruiting.

También os he hecho una tabla con la estimación del tiempo invertido en este proceso:

Horas-Inversion-Contratación-Becario

Preparar un Vídeo-Tutorial es algo que no todas las empresas hacen. Pero es una práctica habitual en entornos digitales y empresas de Internet.

Ese vídeo-tutorial en realidad tiene una inversión superior a 6 horas (puede que incluso llegue a 20) pero no he querido subir mucho esa cifra porque es cierto que existe una posible reutilización a futuro hasta que quede obsoleto a los 18 meses. Lo dejamos en 6 horas…

Ahora viene el tiempo de formación. Por supuesto, también os he hecho una tabla:

Horas-Formación-Contratación-Becario

Estoy planteando una beca de 6 meses que es el periodo estándar por definición.

El resultado final, teniendo en cuenta que el tutor de este becario tenga un coste aproximado de 18€/ hora, sería este:

Inversión-Tiempo-Dinero-Contratación-Becario

Hasta aquí, queda claro que un becario no es gratis en absoluto, ¿verdad?

Y todo esto teniendo una remuneración de 70€ para el transporte.

Ahora aparecen muchas preguntas sobre la mesa y cada uno se las debe responder como mejor crea conveniente:

  • ¿Qué funciones va a desempeñar el becario? 
  • ¿Qué nivel de productividad va a ofrecer a la empresa? 
  • ¿Qué beneficio espera obtener la empresa? 
  • ¿Puede un becario trabajar 4 horas al día y ser rentable con estos costes?
  • ¿Y si el becario se aburre del trabajo a los 3 meses y hay que repetir el proceso?
  • ¿Y si el becario no está preparado para el día a día y su rendimiento no es el esperado?

​Y ahora termino este artículo planteando una duda que tengo desde hace tiempo. ¿Pagar por tener una beca es una locura incoherente o es simplemente una cuestión políticamente incorrecta que en realidad tiene fundamento?

Recuerdo que cuando yo estaba en la universidad y quise convalidar las prácticas, me cobraron los créditos como si hubiera asistido a clase… Es decir, pagué por trabajar. ¿Es que pagar a la universidad es aceptable porque su imagen de marca es menos “empresarial”?

Estoy pensando en alto… bueno, mejor dicho estoy escribiendo mientras pienso…

– ¿No pagarías dinero a Nadal porque tu hijo juegue al tenis con él? Es más, ¿no lo pagarías tú?

– Claro, pero casi ninguna empresa ofrece a sus becarios la posiblidad de llegar a ser Rafa Nadal ni tienen el recomiento de Rafa Nadal.

– ¿Seguro? Bueno, no entremos en demasiados detalles, porque los becarios no es que vengan muy aprendidos de la univerdaad y digo yo que alguna empresa tendrá que dar el primer paso para que luego se beneficie la siguiente que reciba al personal entrenado. Quizá incluso sea la competencia!!

– Qué melodramático te pones.

– ¿Y si en lugar de llamarle becario montamos un programa de formación con horas teóricas y prácticas? ¿Entonces sí sería correcto cobrar por ello?

– Sí, quizá así sí que lo sea.

– Pues a mí me parece lo mismo pero con diferente nombre. De hecho sigo pensando que Toni Segarra lo hizo bien y que una vez más y públicamente le muestro mi apoyo.

Fuente: Javier Guadiana (Reason Why)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR