Etiqueta: estrategia de marketing

Cómo generar una buena estrategia de marketing de contenidos en 5 pasos

Seguramente hayas oído hablar mucho últimamente del marketing de contenidos y de la cantidad de puntos que suma desarrollar una buena estrategia de esta variedad de marketing a la hora de conectar con el público. Y tiene mucho de cierto, efectivamente.

Pero, antes que nada, ¿sabemos de qué estamos hablando cuando pronunciamos las palabras “marketing de contenidos”? Pues, básicamente, se trata de crear y compartir con nuestro público objetivo contenido de calidad capaz de atraer su interés y propiciar su conversión y fidelización.

Puede parecer fácil, pero lo cierto es que conlleva un gran trabajo y, por supuesto, estos esfuerzos a la hora de crear valor añadido que ofrecer a nuestro target deben ir acompañados de una buena estrategia. De ello depende que finalmente tengamos éxito o no.

¿Qué pasos hay que seguir para crear una buena estrategia de marketing de contenidos?

Empecemos por el principio…

 

1. Definir tus objetivos

Lo primero que has de tener claro es qué esperas conseguir con tu estrategia de marketing de contenidos. ¿Buscas conversiones tipo venta, ampliar tu comunidad, segmentarla de manera más precisa o bien aportar tráfico natural a tu web?

Según sean las características de tu proyecto, tu estrategia de creación y difusión de contenidos tendrá que ajustarse a unos temas u otros, o potenciar más unos canales, estilo y maneras de difundir los contenidos que otros.

No es lo mismo una web de venta de muebles, por ejemplo, que habrá de optar por contenidos enfocados a la utilidad, el diseño o los consejos de decoración, que un medio de comunicación especializado en tecnología, que habrá de enfocarse a los tutoriales, reviews de productos, etc. Aunque ambos puedan coincidir en algunos objetivos, como el conectar con su target y ampliar la comunidad, el primero buscará siempre un beneficio económico directo en modo de conversión, y el otro, que sus textos tengan la mayor repercusión posible a fin de conseguir un mayor volumen de anunciantes.

 

2.   Conocer a tu público

Saber a qué tipo de audiencia te diriges y cuáles son sus hábitos es fundamental a la hora de diseñar e implementar una estrategia de marketing de contenidos.

Ello requiere ir más allá de la segmentación sociodemográfica clásica: conocer sus gustos, por qué canales se mueven, qué contenidos les interesa más y cuáles comparten con mayor asiduidad, etc.

Por ejemplo: si te diriges a profesionales, lo ideal será mover tus contenidos en Linkedin, y si por el contrario tu proyecto está orientado al entretenimiento, quizás Facebook e Instagram sean tus redes sociales aliadas.

Llegar a conocer bien a tu target precisará de una monitorización y búsqueda constantes, tanto en redes sociales como en blogs, foros y otros entornos digitales. Lo esencial es escuchar y observar a tu comunidad hasta ir definiendo su idiosincrasia para conectar de manera óptima con ella y ofrecerle contenido verdaderamente relevante según sus intereses. Y que pueda servir también a tus fines, claro está.

 

3.   ¿Qué contenidos necesitas?

Una vez que ya tienes claros tus objetivos y te has parado a analizar bien a tu audiencia, ahora se trata de experimentar y experimentar con tantos formatos como creas convenientes. Tutoriales, entrevistas, encuestas, vídeos, creatividades, imágenes curiosas, testimonios, reviews, contenidos de actualidad, consejos, material de otras webs, etc. Todo aquello que creas susceptible de atraer el interés de tu público, puede servir como contenido. Eso sí: procura darle forma y buen trasfondo, nada de material plano o de clickbaiting. Puedes incluso volver a utilizar contenidos ya publicados dándoles un nuevo enfoque.

La idea es que, publiques lo que publiques, esto sea susceptible de interesar lo máximo posible a tu target.

Por último, ten en cuenta tanto tus fortalezas como tus carencias a la hora de generar contenidos. Si cuentas con pocos recursos y no dispones de material para salir a grabar vídeos, por ejemplo, opta por otro tipo de contenido, o por vídeos más sencillos que puedas generar con una herramienta gratuita. Se trata, no sólo de interesar a tu audiencia y de servir a tus objetivos empresariales, sino de publicar aquello que esté a tu alcance y que pueda dar siempre una buena imagen de tu proyecto/marca.

 

4.   Crear un plan de desarrollo y promoción

Hora de planificar, jerarquizar, distribuir y revisar el trabajo de forma lo más meticulosa posible. Hay que definir quién estará a cargo de proponer y suministrar las ideas, quiénes se encargarán del trabajo creativo, establecer un timing y una supervisión final. Por último, es esencial desarrollar igualmente un plan de distribución y promoción del material creado, ya sea a través de blogs, redes sociales, newsletters, etc (o todo a la vez, claro; tú sabes cuáles son los canales idóneos para llegar a tu público).

 

5.    Analizar: mide tu trabajo y readapta tus contenidos

Medir y monitorizar es esencial para saber si nuestra actividad está teniendo los resultados esperados o no. Así, sabrás qué contenidos y tácticas funcionan para seguir en esa línea en el futuro y cuáles, en cambio, habrás de eliminar de tu estrategia.

Herramientas como Google Analytics (para el tráfico de tu web) o Salesforce (para clientes y ventas) te ayudarán a rastrear el comportamiento de tu público: cuánto tiempo pasan en tu web, qué les interesa más, si visualizan y/o descargan contenidos, si ha habido conversiones, etc.

La clave está en revisar continuamente las métricas adecuadas y obtener conclusiones para redirigir nuestra estrategia en favor de nuestros objetivos siempre que haga falta.

Como ya habrás podido comprobar, una estrategia de marketing de contenidos engloba mucho más que generar contenidos y publicarlos. Tener éxito depende de que sigas meticulosamente estos pasos y, sobre todo, que experimentes, aprendas de tus errores y readaptes tu estrategia según los resultados obtenidos. ¡Ánimo y mucha suerte!

 

Fuente: Hootsuite blog, 40deFiebre.

Cómo hacer buenas newsletters para afinar con tus campañas de email marketing

Al echar un vistazo a nuestra bandeja de correo, podemos pensar que el email no es un buen canal a la hora de potenciar nuestra marca. Recibimos tanta información cada día (mucha más de la que podemos realmente consumir) que parece lógico pensar que cada newsletter que nos llega acaba sin abrirse, perdida en el olvido. Pero lo cierto es que esto no es así.

De hecho, el email es uno de los canales digitales con mejor retorno, incluso por encima de las redes sociales. Así que figúrate si es importante dentro de una buena estrategia de marketing.

¿Quieres saber qué pasos debes dar para que tus campañas de email marketing sean realmente efectivas? Presta atención.

  • Primero: ten claro tu objetivo. No persiguen lo mismo un blogger, que emitirá una newsletter cada vez que publique material nuevo (más allá de que haya un objetivo comercial detrás de su proyecto o no), que un ecommerce, cuyo interés se centra en generar la mayor cantidad de conversiones o leads posibles encaminados a cerrar una venta. La estrategia, los contenidos y el diseño variarán en función de este objetivo final.
  • No dejes de probar cosas nuevas. La clave para dar con la fórmula que mejor le funcione a tu producto, proyecto y campañas es experimentar una y otra vez hasta dar con la tecla. Y luego… ¡a seguir experimentando un poco más!
  • Cuenta siempre con las métricas, porque para eso están. Hacer un seguimiento periódico de ellas y emitir análisis te servirá para detectar qué estás haciendo bien y qué podrías mejorar. Gracias a ellas, podrás impulsar el rendimiento y retorno de tus campañas. Manejaremos dos métricas fundamentales: el open rate o tasa de apertura y el click-to-open rate o CTOR, que mide cuántos usuarios han hecho clic en el mail una vez abierto. Así podremos medir el grado de interés suscitado por nuestra newsletter.
  • Presta atención al texto del asunto y remitente. Esto es esencial a la hora de conseguir que nuestro público abra el mail que le hemos enviado. Lo ideal es que el texto del asunto sea variado en cada campaña, breve y conciso, y que logre “picar” la curiosidad del usuario. El remitente debe ser confiable e identificable; puedes usar, por ejemplo, el nombre de tu marca.
  • Crea contenidos atractivos y que puedan ser de utilidad a tu público. Recuerda que, si te confiaron sus datos y mostraron interés por recibir tus newsletters, no debes decepcionarles. La sencillez también es importante: sé breve, no atosigues con textos enormes, incluye como máximo un par CTAs y coloca lo más importante al principio, para que se lo identifique con rapidez. Por lo general, suele incluirse una introducción, un texto argumentativo y una llamada a la acción.
  • A la hora del diseño, habrás de identificar qué formula sirve mejor a tus objetivos: si un email con texto plano, uno con texto html o con html enriquecido. Aunque pueda parecer que la última opción es la mejor por ser más visual, lo cierto es que está probado que los emails con más volumen de texto funcionan mucho mejor. En parte porque no son catalogados directamente por los servidores de correo como publicidad y enviados al apartado “promociones”, como ocurre con Gmail, y en parte porque el texto da sensación de personalización. Sea como fuere, no lo descubrirás hasta que realices varias pruebas, pero ten en cuenta que los diseños planos y semi-planos suelen funcionar mejor.
  • No envíes newsletter si no tienes nada nuevo que mostrar. No es necesario ni recomendable que envíes una a diario si no tienes capacidad para generar contenidos interesantes a ese ritmo. Puedes enviarla semanalmente, cada quince días o incluso con periodicidad mensual. Lo importante es que lo que vayas a compartir resulte relevante e interesante para tus receptores. De lo contrario, corres el riesgo de que terminen dándose de baja.
  • Mantén tu lista de suscriptores actualizada y segmentada. Ello te permitirá conseguir mejores resultados con tus campañas. Si es necesario, detecta a aquellos usuarios que nunca abren tus emails y elimínalos, pues su comportamiento con respecto a tus campañas siempre afectará negativamente a las métricas resultantes. Eso sí: procura enviarles un email de reactivación. Nunca se sabe…

Todas estas recomendaciones pueden serte muy útiles a la hora de arrancar una estrategia de email marketing para tu marca o proyecto. Procura tenerlos en mente a la hora de diseñar y enviar tu primera campaña. No obstante, ten en cuenta también que ningún consejo es totalmente infalible ni universal. Es importante que vayas probando y descartando opciones. Así lograrás finalmente dar con la fórmula para que tus campañas de email marketing sean cada vez más potentes y efectivas. ¡Mucha suerte!

Fuente: 40defiebre.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR