Etiqueta: creatividad

Cómo generar una buena estrategia de marketing de contenidos en 5 pasos

Seguramente hayas oído hablar mucho últimamente del marketing de contenidos y de la cantidad de puntos que suma desarrollar una buena estrategia de esta variedad de marketing a la hora de conectar con el público. Y tiene mucho de cierto, efectivamente.

Pero, antes que nada, ¿sabemos de qué estamos hablando cuando pronunciamos las palabras “marketing de contenidos”? Pues, básicamente, se trata de crear y compartir con nuestro público objetivo contenido de calidad capaz de atraer su interés y propiciar su conversión y fidelización.

Puede parecer fácil, pero lo cierto es que conlleva un gran trabajo y, por supuesto, estos esfuerzos a la hora de crear valor añadido que ofrecer a nuestro target deben ir acompañados de una buena estrategia. De ello depende que finalmente tengamos éxito o no.

¿Qué pasos hay que seguir para crear una buena estrategia de marketing de contenidos?

Empecemos por el principio…

 

1. Definir tus objetivos

Lo primero que has de tener claro es qué esperas conseguir con tu estrategia de marketing de contenidos. ¿Buscas conversiones tipo venta, ampliar tu comunidad, segmentarla de manera más precisa o bien aportar tráfico natural a tu web?

Según sean las características de tu proyecto, tu estrategia de creación y difusión de contenidos tendrá que ajustarse a unos temas u otros, o potenciar más unos canales, estilo y maneras de difundir los contenidos que otros.

No es lo mismo una web de venta de muebles, por ejemplo, que habrá de optar por contenidos enfocados a la utilidad, el diseño o los consejos de decoración, que un medio de comunicación especializado en tecnología, que habrá de enfocarse a los tutoriales, reviews de productos, etc. Aunque ambos puedan coincidir en algunos objetivos, como el conectar con su target y ampliar la comunidad, el primero buscará siempre un beneficio económico directo en modo de conversión, y el otro, que sus textos tengan la mayor repercusión posible a fin de conseguir un mayor volumen de anunciantes.

 

2.   Conocer a tu público

Saber a qué tipo de audiencia te diriges y cuáles son sus hábitos es fundamental a la hora de diseñar e implementar una estrategia de marketing de contenidos.

Ello requiere ir más allá de la segmentación sociodemográfica clásica: conocer sus gustos, por qué canales se mueven, qué contenidos les interesa más y cuáles comparten con mayor asiduidad, etc.

Por ejemplo: si te diriges a profesionales, lo ideal será mover tus contenidos en Linkedin, y si por el contrario tu proyecto está orientado al entretenimiento, quizás Facebook e Instagram sean tus redes sociales aliadas.

Llegar a conocer bien a tu target precisará de una monitorización y búsqueda constantes, tanto en redes sociales como en blogs, foros y otros entornos digitales. Lo esencial es escuchar y observar a tu comunidad hasta ir definiendo su idiosincrasia para conectar de manera óptima con ella y ofrecerle contenido verdaderamente relevante según sus intereses. Y que pueda servir también a tus fines, claro está.

 

3.   ¿Qué contenidos necesitas?

Una vez que ya tienes claros tus objetivos y te has parado a analizar bien a tu audiencia, ahora se trata de experimentar y experimentar con tantos formatos como creas convenientes. Tutoriales, entrevistas, encuestas, vídeos, creatividades, imágenes curiosas, testimonios, reviews, contenidos de actualidad, consejos, material de otras webs, etc. Todo aquello que creas susceptible de atraer el interés de tu público, puede servir como contenido. Eso sí: procura darle forma y buen trasfondo, nada de material plano o de clickbaiting. Puedes incluso volver a utilizar contenidos ya publicados dándoles un nuevo enfoque.

La idea es que, publiques lo que publiques, esto sea susceptible de interesar lo máximo posible a tu target.

Por último, ten en cuenta tanto tus fortalezas como tus carencias a la hora de generar contenidos. Si cuentas con pocos recursos y no dispones de material para salir a grabar vídeos, por ejemplo, opta por otro tipo de contenido, o por vídeos más sencillos que puedas generar con una herramienta gratuita. Se trata, no sólo de interesar a tu audiencia y de servir a tus objetivos empresariales, sino de publicar aquello que esté a tu alcance y que pueda dar siempre una buena imagen de tu proyecto/marca.

 

4.   Crear un plan de desarrollo y promoción

Hora de planificar, jerarquizar, distribuir y revisar el trabajo de forma lo más meticulosa posible. Hay que definir quién estará a cargo de proponer y suministrar las ideas, quiénes se encargarán del trabajo creativo, establecer un timing y una supervisión final. Por último, es esencial desarrollar igualmente un plan de distribución y promoción del material creado, ya sea a través de blogs, redes sociales, newsletters, etc (o todo a la vez, claro; tú sabes cuáles son los canales idóneos para llegar a tu público).

 

5.    Analizar: mide tu trabajo y readapta tus contenidos

Medir y monitorizar es esencial para saber si nuestra actividad está teniendo los resultados esperados o no. Así, sabrás qué contenidos y tácticas funcionan para seguir en esa línea en el futuro y cuáles, en cambio, habrás de eliminar de tu estrategia.

Herramientas como Google Analytics (para el tráfico de tu web) o Salesforce (para clientes y ventas) te ayudarán a rastrear el comportamiento de tu público: cuánto tiempo pasan en tu web, qué les interesa más, si visualizan y/o descargan contenidos, si ha habido conversiones, etc.

La clave está en revisar continuamente las métricas adecuadas y obtener conclusiones para redirigir nuestra estrategia en favor de nuestros objetivos siempre que haga falta.

Como ya habrás podido comprobar, una estrategia de marketing de contenidos engloba mucho más que generar contenidos y publicarlos. Tener éxito depende de que sigas meticulosamente estos pasos y, sobre todo, que experimentes, aprendas de tus errores y readaptes tu estrategia según los resultados obtenidos. ¡Ánimo y mucha suerte!

 

Fuente: Hootsuite blog, 40deFiebre.

¿Qué puede hacer por ti una consultoría estratégica?

En la era digital que nos ocupa, lanzar tu proyecto y exponerlo al mundo es mucho más fácil gracias a las nuevas tecnologías, las redes sociales, el entorno web, etc. No obstante, lograr que éste alcance una cierta repercusión y que se distinga entre los muchos otros (posiblemente de las mismas características) que pueblan la red, puede resultar una tarea algo más complicada.

Y es que, para alcanzar un rendimiento óptimo en el empleo de todas estas técnicas y canales, es fundamental una buena estrategia. Puede que tu idea sea de verdad potente. Que tengas a tu alcance magníficos recursos y talento para desarrollarla con creces. Pero necesitas un camino a seguir. Y la hoja de ruta que a otros les ha dado excelentes resultados, puede que a ti no te sirva.

Por tanto: no sólo necesitas una estrategia, sino una estrategia a tu medida, realmente adaptada a las características de tu proyecto y que te ayude a potenciarlo. Aquí es donde entra en juego la consultoría estratégica.

 

¿Para qué sirve una consultora especializada?

Una consultora puede serte de gran ayuda a la hora de calibrar tu proyecto o negocio y, basándose en su experiencia previa y conocimiento de sectores diversos, emitir un diagnostico: qué estrategia necesita seguir tu idea o empresa para tener éxito, que canales y técnicas son los más adecuados y cómo debes, en suma, comunicarte con tu público.

Por ejemplo, las acciones a desarrollar serán muy diferentes en caso de que tu negocio trabaje en un entorno B2B (dirigido a otras empresas) o B2C (dirigido al consumidor).

Lo esencial es detectar con detalle las fortalezas y debilidades del proyecto, a su buyer persona y, partiendo de ahí, planificar un calendario detallado con la estrategia a seguir, a fin de alcanzar una serie de objetivos.

A lo mejor no necesitas estar en una red social (por ejemplo) en la que, pese a que te has empeñado en tener presencia, no consigue aportar ningún valor ni contribuir en lo más mínimo a la consecución de tus objetivos. Eso, al final, se traduciría en un gasto de tiempo y esfuerzo que tendría sus ecos negativos igualmente en el plano económico. Y a nadie le gusta perder su tiempo ni su dinero cuando tiene que sacar una empresa adelante, ¿no es cierto?

 

¿Qué técnicas puede ofrecerte una consultora para ayudarte a tener éxito?

La consultoría especializada en marketing y ventas ha de poner al alcance del cliente una metodología amplia desde la que poder abarcar cualquier acción que éste requiera: desde el diseño y la creatividad hasta el desarrollo y mantenimiento de una web adecuada (y, por supuesto, en estos días imprescindible: responsiva); pasando por las técnicas más actualizadas de marketing tanto online como offline o de Inbound marketing.

La idea es, en suma, aportar valor mediante soluciones creativas que ayuden a definir, gestionar, potenciar y cuidar tanto el producto como la reputación de la marca que lo engloba.

Obtener estos resultados requiere, no sólo de una amplia experiencia y un enfoque altamente multidisciplinar, sino de un compromiso firme con el cliente y un esfuerzo constante. Y, cómo no, de una gran capacidad analítica y autocrítica para saber tanto medir el retorno como detectar la necesidad de posibles correcciones.

¿Tienes dudas sobre qué camino seguir para impulsar tu proyecto? Consúltanos. Todo lo anterior, lo ponemos a tu disposición desde el minuto cero. Porque, ¿qué hay más gratificante para profesionales de las ventas y el marketing como nosotros que asistir al crecimiento y ver día a día aumentar el éxito de nuestros clientes? Te lo contamos: absolutamente nada.

La diferenciación, la búsqueda del impacto visual y el ser recordado

Hoy en día los mercados en los que trabajamos están muy saturados y diferenciarse es muy complicado, tanto por la falta de recursos, como por la multitud de competidores existentes.

Publicidad creativa, promociones, artículos de papelería corporativa multiusos y originales, patrocinio y mecenazgo, páginas web diferentes y con mucha usabilidad y buen diseño, pueden provocar un fuerte impacto positivo en la persona que las visualice o que las reciba. Todas estas acciones son un buen mecanismo para destacar sobre el resto de empresas del sector. Hacer un simple anuncio en televisión, radio o prensa, o una campaña de participación en internet sin ofrecer grandes beneficios para los participantes, no son ya suficiente para destacar, se busca un toque de innovación que deje al espectador con la boca abierta y difunda más adelante lo acontecido con sus contactos por las redes sociales o con el famoso boca oreja de toda la vida.

Pues bien os queremos presentar una serie de empresas que han conseguido esta fórmula de diferenciación puntual con varios recursos innovadores de los indicados anteriormente. Quién sabe si quizá despierten también nuestra imaginación para realizar campañas parecidas que nos pidáis.

La primera idea que os queremos enseñar son una serie de tarjetas de visita que no dejan indiferente a nadie, y aunque la inversión sea algo mayor, son artículos novedosos y en ocasiones tienen alguna función real extra, además de la de ser tarjeta de visita, lo que amortiza ese gasto. Está comprobado que causan un mayor impacto, permanecen más tiempo en las manos de las personas o empresas donde queremos ser recordados.

Diferenciación tarjeta visita

Tarjeta de visita de un entrenador personal.

Diferenciación tarjeta visita

Tarjeta de visita de un salón de belleza.

Utilizar el street marketing es otra moda para abrir brecha directamente en nuestro principal “target”. Crea imagen de marca y generan notoriedad, siendo más recordados que la competencia por la creatividad que implica. Estas acciones de street marketing están bien vistas por los consumidores ya que entretienen y no son invasivas en absoluto. Este ejemplo de una marca de piensos que os exponemos a continuación es extraordinario. Logra incidir directamente en las personas que tienen perro sin necesitar ninguna base de datos, exclusivamente con un cartel que huele a su pienso. ¡Directo a sus potenciales clientes dejando a la competencia en el olvido!

Diferenciación street marketing

Acción de Street marketing.

Por último las páginas web bien desarrolladas y con un diseño y un nivel de usabilidad adecuado. Podemos poner un ejemplo de la página outgrow.me que consigue con su diseño sencillo y su perfecta usabilidad una verdadera experiencia de compra . Esta página ha sido reconocida en varias ocasiones. Su formato, copiado por multitud de empresas, fue elegido como uno de los mejores llegando a ser de las 50 páginas favoritas para el 2013 en la revista TIME. Si queréis ver el enlace de la revista  pinchar aquí .

Para terminar, decir que la diferenciación es una parte fundamental hoy en día donde la competencia es tan salvaje en el mundo empresarial. Ganar posicionamiento en la mente de nuestros consumidores no puede ser un ejercicio rutinario, hay momentos donde la imaginación y creatividad tienen que buscar ese vínculo de la compañía con sus compradores, que les dará la llave del fracaso o de la victoria a las empresas.

Can you learn to be creative?¿Se puede aprender a ser creativo?

¿Es posible aprender lo que se necesita para ser creativo? 

La creatividad es una de las herramientas más importantes en el mundo del marketing, sin la cual no se podría poner en marcha una campaña de éxito, ni buscar nuevos modos de redefinir una marca, ni renovar un producto que parece haber encontrado sus límites. Aunque la creatividad es una apertura a lo nuevo, lo original, el riesgo y lo inesperado, sin embargo, puede ser estudiada y desarrollada de manera casi científica. Incluso se enseña como una disciplina, asignatura más.

La creatividad ha sido estudiada cada vez con mayor atención desde hace más de un siglo, pero en las últimas décadas se ha convertido en un aspecto que interesa a muchas disciplinas artísticas y científicas, desde la ciencia a la literatura, en el mundo audiovisual, en la enseñanza y en las empresas de marketing. Todavía muchas personas creen que la creatividad consiste en una especie de inspiración que sólo tienen algunos individuos dotados de genio natural o que les viene por genética. Sin embargo, los investigadores han dejado claramente establecido que la creatividad se puede enseñar y aprender y que la persona creativa no nace, sino que se hace.

niño creativo

“La creatividad se aprende igual que se aprende a leer”.
Ken Robinson

Las fases del proceso creativo 

Graham Wallas distinguió en el proceso creativo las siguientes fases:

  • Preparación: planteamiento del problema a resolver, de sus características, los obstáculos a superar, los objetivos y su contexto.
  • Incubación: durante esta fase el problema es estudiado por la mente no consciente y aparentemente parece que no sucede nada.
  • Inspiración: la persona creativa tiene el sentimiento o la intuición de que la solución al problema está cercana.
  • Iluminación: la idea creativa pasa de la mente no consciente a la consciente.
  • Verificación: la idea se examina de manera consciente, se elabora y se desarrolla ando solución al problema.

Los expertos en creatividad han estudiado las diferentes fases del proceso creativo y han propuesto métodos y herramientas capaces de favorecerlo y desarrollarlo. Todas estas técnicas son de gran interés para el marketing y la publicidad que en definidas cuentas son dos de las profesiones más creativas que existen, ¿verdad?.

Cerebro creativo

Técnicas para aprender a ser creativos:

  1. Tormenta de ideas o Brainstorming. Es probablemente el método creativo más empleado en los últimos cincuenta años. Lo emplean a diario todas las agencias de publicidad y ha demostrado su efectividad en la generación de ideas. Se trata de generar cuantas más ideas mejor, sin preocuparse de la calidad. Cuantas más ideas se produzcan, más posibilidades habrá de que entre ellas esté la solución. Hay que dejar de lado las críticas y trabajar sobre las ideas propuestas, combinándolas unas con otras y desarrollarlas.
  2. Analizar las modificaciones. Estudiar un producto determinado y ver qué modificaciones se le podrían aplicar:  aumentarlo, disminuirlo, adaptarlo, invertirlo, combinarlo, multiplicarlo, unificarlo, etc.
  3. Lista de atributos, características y contexto. Hacer una lista de las características de un producto y considerar una a una cómo se podrían mejorar, teniendo en cuenta el material de que está hecho, la función para la que está destinado, el público al que se dirige, etc. Considerar también todo lo relativo a la forma y dimensiones de un producto.
  4. Hacer combinaciones. Analizar las posibles combinaciones entre dos o más productos, sin dejarse llevar por las opiniones que nos digan que nunca si hizo antes y no va a funcionar.
  5. Analizar los problemas del producto. Se trata de pensar acerca de las características negativas del producto, aquéllas que no satisfacen al consumidor.

Os recordamos esta entrevista que le hizo Eduard Punset a Ken Robinson en el programa Redes hablando sobre las claves del secreto de la creatividad:


“Yo defino la creatividad como el proceso de tener ideas originales que aporten valor. Para ser creativo hay que hacer algo, y esto significa que hay que trabajar con algo”. Ken Robinson

Esperamos tus comentarios y si te ha gustado el post, ¡compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR