Estrategias de marketing top: Apple, la manzana mordida y los nuevos iPhone

Si hablamos de marketing y de Apple, la primera palabra que con toda seguridad podría venírsenos a la cabeza es “éxito”. Y es que la imagen que los de Cupertino han conseguido crear en torno a la famosa manzana mordida, no le es ajena a casi nadie. En los últimos años, sus productos se han convertido para los consumidores en un sinónimo, no sólo de calidad, sino de estatus y hasta en una seña de identidad.

Pero, ¿cuál es la fórmula de ese éxito? ¿Qué estrategias utiliza la marca para afianzar la confianza y el deseo del público en torno a sus archiconocidos ordenadores, teléfonos o gadgets?

 

Marketing, marketing y más (Inbound) marketing

 

Si hablamos de especificaciones tecnológicas, cabría preguntarse: ¿es realmente Apple una pionera? ¿Podemos decir que su tecnología es verdaderamente innovadora? Cualquier entendido en la materia, probablemente nos diría que no. Pero sí existe una vocación en la marca de perfeccionamiento de tecnologías ya existentes, además de convertir el uso de la tecnología en una experiencia accesible.

La presentación de sus productos también tiene mucho que ver, y es que con Apple nos topamos con diseños impecables, sencillos y a la vez atractivos, capaces de enamorar a primera vista.

Pero más allá de todo esto, lo que está claro es que Apple emplea el recurso emocional para convertir el uso de su tecnología en toda una experiencia e incluso en un estilo de vida. Es bien sabido que cuenta con una legión de fans incondicionales, que ha ido sumando gracias a sus revolucionarias estrategias de marketing, y que estos han convertido su afición a la marca en algo mucho mayor: casi en una religión y desde luego en todo un fenómeno social.

 

 

 

Desde este enfoque, resulta evidente que los de Cupertino saben explotar las técnicas de Inbound Marketing de manera ejemplar, esto es: son capaces de ofrecer valor a los consumidores a través de sus contenidos hasta conseguir enamorarlos, y todo ello sin emplear estrategias que estos puedan considerar intrusivas. Es más: el público siente ese “amor” nacer en sí mismo hasta reconocer en el producto algo totalmente deseable, sin que exista la percepción de que ese deseo ha sido algo provocado por el propio anunciante.

Ahí radica la verdadera habilidad del marketero a día de hoy, cuando el mercado es tan diverso y complejo, y hacer sobresalir tu producto a menudo se transforma en una ardua tarea. La estrategia seguida por Apple en este aspecto ha sabido ser más que excepcional.

¿Cuáles son las palabras clave? Exclusividad y expectación. Si bien la marca también emplea la publicidad tradicional, y podemos ver sus spots en televisión y sus anuncios en marquesinas y revistas, los esfuerzos que destinan a este respecto son bastante menores en proporción si los comparamos con los de otras firmas del sector. ¿Por qué? Simplemente, porque no les hace falta. Nos han vendido la idea de que, comprando un iPhone, adquirimos un producto exclusivo que nos proporciona cierto estatus. Eso basta para que un gran número de consumidores se decidan a adquirirlo. Por otro lado, la expectación creada en torno al lanzamiento de sus productos, ayuda a que estos generen curiosidad en el consumidor por sí solos. Sumando ambas cosas, ya tienes unas cuantiosas ganancias ampliamente aseguradas.

La otra gran baza de la compañía es su esmerada atención al cliente, desde el soporte técnico hasta el servicio y asesoramiento en las Apple Stores. Si hay algo que los usuarios de los productos de Apple reconocen de manera abierta, es que se sienten mucho más arropados por la firma en caso de experimentar algún problema técnico o duda a la hora de hallar soluciones que con otras marcas. Esto supone un valor esencial a la hora de construir el prestigio de una marca y hacer que los consumidores exalten el producto a través del boca a boca.

En resumen: quizás sus productos no sean los más innovadores ni su tecnología la más puntera, pero todos sabemos lo que representa poseer un iPhone o un Mac Book. Es síntoma de que estamos al día, nos gusta tener lo mejor y nos lo podemos permitir. Y en una sociedad plagada de valores que ensalzan el consumo, ¿acaso esto no resulta importante desde el punto de vista de una mayoría de la población? Todos sabemos cuál es la respuesta…

 

Los nuevos iPhone: más de lo mismo con un extra de deseo

 

¿Y qué hay de los últimos modelos de iPhone, lanzados hace escasas semanas? ¿Cómo ha sido ese lanzamiento?

Seguramente, a todos nos suenan ya los nombres de los nuevos dispositivos de la marca: iPhone Xs y Xs Max. Sencillamente, porque cada nuevo lanzamiento de Apple se convierte en actualidad por sí mismo, sobre todo en lo que atañe a sus famosísimos terminales de telefonía móvil.

¿Presentan novedades los nuevos teléfonos de Apple? Alguna, desde luego. Pero, ¿suponen un cambio radical o una innovación realmente rompedora con respecto al producto lanzado hace apenas un año? Nos atreveríamos a decir que no. Sin embargo, las ventas se prevén tan abundantes como de costumbre.

¿En qué basa Apple su estrategia de lanzamiento? A continuación veremos algunas de las líneas fundamentales:

Expectación. ¿Quién no ha oído hablar de las presentaciones de Apple? Se trata de eventos medidos al detalle, con una exposición tan clara como elegante, y que tienen mucho del discurso publicitario etéreo que tanto gusta en América. Antes de lanzar una fecha para estos eventos, lo esencial es crear expectación a través de pequeñas píldoras informativas que susciten la curiosidad entre los consumidores. Cuando llega el gran día, todo están tan cuidado y estudiado, y es tal el deseo producido en el público de conocer el producto (lo que llamamos hype), que resulta difícil decepcionar.

 

 

 

Marketing viral. La expectación nos conduce directamente a las estrategias de marketing viral. Esas pequeñas píldoras informativas, a veces con lanzamiento de imágenes incompletas sobre los nuevos productos o rumores, terminan por hacerse virales tanto a través de las redes como de los propios medios, contribuyendo a las estrategias de marketing ideadas desde el entorno de la compañía. Esto conduce a un efecto llamada entre el público que terminará por traducirse en un impacto comercial y publicitario gratuitos para la marca, antes y después de que empiece a comercializarse el producto. Un plan redondo, ¿no os parece?

Marketing directo. Otra de las estrategias que suele seguir Apple es hacer un fuerte hincapié en las campañas de email marketing dirigidas a sus ya clientes. Les informa de sus novedades y cultiva un tipo de newsletter elegante, muy atenta y poco invasiva, en la que se percibe un esmerado trato y siempre un halo de agradecimiento por escoger los productos de la marca. ¿Resultados? El cliente casi siempre acaba avalando a la marca y volviendo a decantarse por ella a la hora de efectuar futuras compras. El fenómeno social Apple a pleno rendimiento.

Publicidad tradicional. Como ya comentábamos, con anterioridad, Apple también se sirve de la publicidad tradicional para promocionar sus productos. Vemos sus anuncios en televisión, prensa, marquesinas, medios especializados, etc. Pero también es fácil notar que lo hace en mucha menor proporción que otras marcas porque no lo necesita. Los resultados de las otras técnicas son tan buenos, que la necesidad de invertir en publicidad se reduce mucho. Y es que es tal la expectación que generan sus productos y la atención que recibe la marca, que los propios medios se ven obligados a hacerse eco de cualquier información lanzada por la compañía sobre sus novedades futuras, y los periodistas a generar análisis una y otra vez sobre sus teléfonos u ordenadores. Simplemente, el público los demanda.

Inbound marketing. Pero, por encima de todo esto, está el lenguaje con el que Apple nos habla de sus productos. Más que aludir a su tecnología o decirnos qué hacen exactamente, nos cuentan una historia acerca de lo que supone utilizar (por ejemplo) sus teléfonos: apelan a lo emocional, a un estilo de vida y a las ventajas no materiales que implica el acceso a su tecnología, hasta hacer que el consumidor lo desee fervientemente. Y esto es quizás lo más importante, y lo que de verdad ha conseguido que un producto como el iPhone o sus iMacs y Mac Books penetren en nuestro día a día con tanta fuerza desde hace unos escasos diez años. La experiencia, lo emocional y la devoción del público por encima de todo.

 

En resumen, el comportamiento de Apple en lo que a estrategias de marketing respecta, viene a demostrarnos una vez más las ventajas del Inbound Marketing frente a la publicidad tradicional. ¿Verás la imagen de los nuevos iPhone en los espacios de publicidad televisivos? Sí, pero con toda seguridad bastante menos que otros teléfonos. Aun así, sabes que ya están en la calle, probablemente conozcas cómo son sus nuevas pantallas y algunas de sus características técnicas, y seguramente intuyas que te gustan. Y que te inspiran confianza. En lo que al marketing respecta, ¡he aquí un trabajo bien hecho!

 

 

Fuentes: mediasource.mx, puromarketing.com, applesfera.com.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR