Los valores, filosofía y cultura de una organización deben reflejarse en toda su comunicación, ya sea esta de carácter interno o externo.
Cada documento corporativo, acción, o proyecto por pequeño que sea, forma parte de la correa de transmisión de esos valores, por lo que es imprescindible mantener la coherencia y consistencia del mensaje en todo momento, sin perder nunca de vista los objetivos estratégicos. En eso consiste gestionar correctamente una marca. Incluso aplicando un amplio conjunto de directrices de marca hay infinitas posibilidades de que esta sea usada incorrectamente. Ya se trate de personal interno, contratistas o diseñadores, su incorrecta interpretación o simplemente la falta de aplicación de las normas a menudo conducen a un mal uso.
Nuestras soluciones de custodia de marca han sido diseñadas específicamente para proteger tu identidad corporativa.
Clientes: