Blog

Cómo crear una buena estrategia para Facebook en 10 pasos

No cabe duda de que Facebook es en estos momentos la red social más conocida y donde la mayoría de las empresas quieren (y deben) tener presencia. No estar en Facebook, para muchos tipos de negocio, es prácticamente no existir.

Y es que Facebook, a día de hoy, no sólo te permite tener un escaparate desde el que darte a conocer a multitud de nuevos clientes, sino que de igual modo representa un punto de encuentro desde el que comunicarte con tus seguidores e incluso establecer un canal de atención al cliente de lo más cómodo y eficaz.

Sus campañas promocionadas son las favoritas de infinidad de empresas a la hora de publicitarse (incluso por encima de Google Adwords en muchos casos, donde una capacidad reducida de puja puede limitar bastante los resultados). Cuenta con un completo sistema de estadísticas propio y, en términos generales, debido a su popularidad, aporta un sinfín de ventajas a quienes aspiran a dar a conocer su negocio incluso con pocos recursos.

Eso sí: lograr resultados casi nunca es tarea fácil en esta red social. Si eres profesional de las redes sociales o te encargas de la presencia y promoción de tu negocio en Facebook, ya sabrás que su algoritmo suele ponernos el listón bastante alto.

Pero, ¡que no cunda el pánico! Nada es tarea imposible. Estos consejos te ayudarán a impulsar tu estrategia en Facebook y conseguir mejores resultados.

 

1. Crea contenido de calidad.

En Facebook es esencial aportar contenido de valor. En primer lugar, porque gustará a tu comunidad y te ayudará a crear engagement. Y, como consecuencia, ello actuará de manera muy positiva cuando el algoritmo de la red social haya de “puntuar” o dar visibilidad y alcance a tus contenidos.

Esto significa que no debes llenar tu muro simplemente de información comercial o publicitaria. Tus contenidos deben acercarte a tu público y, sobre todo, contarles historias, ya sea sobre tu producto, sobre tus instalaciones si las tienes o sobre el equipo humano que hay detrás de tu empresa.

Para hacer esto con éxito, debes pensar como tu público, y preguntarte: ¿qué me gustaría ver a mí? ¿Qué contenido me resultaría interesante y compartiría? ¿Cuál me pararía a leer o a interactuar con él? Piensa que, si tu los usuarios de tu comunidad encuentran tus contenidos interesantes, puede ser que los compartan, y así te des a conocer de manera orgánica a más usuarios.

Tus contenidos, pues, han de invitar a mostrar una opinión, a comentar, a participar o a visualizar. Pueden ser fotografías de tus productos, instalaciones o eventos en los que participes (siempre procurando que tengan un trasfondo y contexto interesante para el usuario); vídeos; podcasts; encuestas; ilustraciones; infografías; enlaces (incluso a contenido externo, siempre que pueda resultar interesante para tu comunidad); etc, etc.

 

2. Fomenta la interacción.

Te preguntarás, ¿y cómo lograrlo? Procura, además de informar, hacer preguntas a tu público que fomenten las ganas de dar opiniones y participar. Esto puede hacerse incluso a la hora de publicitar un producto. Por ejemplo: si tu página pertenece a una cafetería que prepara batidos naturales, puedes preguntar a los usuarios de la comunidad qué sabor prefieren. Es sólo un pequeño ejemplo, pero las posibilidades son casi infinitas.

Otro recurso que nunca falla es el de las publicaciones de tono más bien ameno e incluso humorísticas, muy susceptibles de lograr que el público muestre su simpatía por el contenido en cuestión e incluso que comente y, por supuesto, comparta.

Por supuesto, es vital que te introduzcas en las conversaciones y participes tú también para que los usuarios encuentren respuesta desde la página, así como la sensación de que realmente alguien les escucha.

 

3. Analiza en qué momento está más activo tu público.

Hay determinadas horas en las que el público de tu entorno suele estar más activo y las publicaciones que hagas, por tanto, tendrán mayor impacto. Procura averiguar cuáles son las franjas horarias idóneas y programa tus posts para esos momentos de mayor actividad. Existen herramientas como Facebook Insights o Metricool que te pueden ayudar a descubrirlo.

 

4. Fomenta lo visual.

Ya no cabe ninguna duda: el contenido rey es el que entra por los ojos. Esto comprende desde fotografías, ilustraciones, viñetas, banners o, cómo no, el contenido por excelencia para aumentar interacciones y engagement: el vídeo.

Si tienes maña con Photoshop, intenta darle alas a tus propias creaciones. Si no, cuentas con programas gratuitos algo más sencillos como Pixlr, o bien con bancos de imágenes libres etiquetadas por temáticas que pueden serte muy útiles. También puedes compartir los contenidos de terceros (siempre citando la fuente), aunque lo más recomendable es que generes los tuyos propios en la medida de lo posible.

Tampoco te recomendamos que el cien por cien del contenido que postees en tu perfil sean imágenes o vídeos: es recomendable que lo combines con enlaces información más “textual” por así decirlo. No obstante, sí es recomendable que les des cierto protagonismo, ya que el algoritmo también valora mucho este tipo de contenido últimamente.

 

5. Haz campañas promocionadas con cierta periodicidad y bien definidas.

Las campañas promocionadas de Facebook son una forma ideal de promocionar tu negocio y tu marca en la red social. Además, te ayudan a ganar visibilidad y a ampliar tu comunidad sin necesidad de movilizar demasiados recursos.

Puedes monitorizarlas por medio de las analíticas de la propia red o con herramientas como Analytics, y el administrador de Facebook Ads te irá orientando a la hora de crearla de forma muy sencilla e intuitiva.

Eso sí: tienes que tener claro cuál es tu buyer persona, a quién te diriges. Y, cuanto más claro lo tengas, mejor. Facebook te permitirá segmentar tu campaña en base a criterios como el sexo, la edad, localización geográfica, intereses, etc. Cuanto más delimitada esté tu campaña, más fácil te será impactar al público realmente interesado por tu producto o marca, logrando así que tu campaña sea más efectiva. ¡Aprovéchalo!

Una imagen y un texto adecuados, claro está, también te serán de mucha ayuda. Prueba con distintas opciones y ve evaluando los resultados para conseguir optimizar cada vez más tus campañas.

 

6. Intenta programar tus publicaciones desde el propio Facebook.

Como tantas otras “manías” que encierra el famoso algoritmo de Facebook, ésta es una más. Hootsuite, Buffer… todas son herramientas muy cómodas para programar tus publicaciones en las redes sociales, pero Facebook prefiere que, si tienes que programar algo, lo hagas usando sus propias herramientas. De hecho, habrás notado que en ocasiones, los posts que hayas programado desde estas plataformas ajenas a Facebook, pueden acabar publicándose automáticamente con algún error. Si tienes ya una rutina marcada o trabajas a grandes volúmenes, quizás no vas a tener más remedio que emplearlas pero, si tienes la opción de elegir, mejor programa manualmente tus posts desde el propio Facebook. Así, te anotarás un par de puntos con el algoritmo.

 

7. Mide tus resultados periódicamente.

Es muy importante que evalúes el comportamiento de tus seguidores y la repercusión de los contenidos que publicas para saber qué estás haciendo bien y qué puede mejorarse. Así sabrás si se están cumpliendo o no tus objetivos y qué funciona mejor, tanto a nivel cualitativo como cuantitativo.

Hay herramientas muy efectivas a la hora de medir tu actividad en las redes para generar reportes, como Facebook Insights, Google Analytics o AllFacebookStats.com, así como las propias estadísticas internas que posee la red social.

Crear reportes como mínimo mensuales te ayudará a ver los resultados que estás obteniendo con tus acciones en la red social, así como a evaluar los aciertos, solucionar los problemas y subsanar los posibles errores.

 

8. Crea un calendario y programa tus publicaciones.

Es muy recomendable que crees un calendario y plan de trabajo al menos semanal. Así, organizarás tus posts según el horario idóneo (como aconsejamos en el paso 3) y crearás un ritmo de publicación según tus necesidades y tu público. Esto te permitirá, además, tener en cuenta fechas destacadas en las que tus publicaciones pueden variar, adaptándose al acontecimiento en cuestión y logrando así una mayor implicación de la comunidad y engagement.

Y es que, compartir este tipo de contenidos adaptados al día a día y en el momento preciso, puede generar mucho más impacto, repercusión y sensación de pertenencia en tu comunidad que cualquier otro más “informativo” o meramente publicitario. Ello te ayudará a incrementar la participación y a dar una mayor visibilidad a tu marca.

 

9. Sube los vídeos directamente desde Facebook.

¿Has visto un vídeo de lo más interesante y perfecto para incluir en tu timeline en YouTube? Entonces, mejor que lo descargues y lo subas directamente a Facebook desde tu página. Procura, claro está, citar la fuente e incluso enlazar al canal de donde lo hayas tomado. Lo fundamental es que el contenido venga directamente de tu página, ya que, al ser competencia directa, a Facebook “no le gustan” los enlaces que derivan tráfico a YouTube. El contenido audiovisual es perfecto para impulsar tu perfil y hacer que el algoritmo de la red social te tenga en cuenta de manera positiva pero, eso sí, siempre desde dentro. ¡No lo olvides!

 

10. Modifica, innova, repite.

No tengas miedo de probar cosas nuevas. Según vayas viendo resultados, modifica, prueba con otro tipo de contenidos o repite los que observes que te hayan funcionado. A veces, un tipo de contenido que en principio puede parecerte que no es el idóneo o no va a gustar a tu público, resulta funcionar muy bien final. Recuerda: la última palabra la tienes tú, procura entender a tu comunidad.

 

¿Qué puede hacer por ti una consultoría estratégica?

En la era digital que nos ocupa, lanzar tu proyecto y exponerlo al mundo es mucho más fácil gracias a las nuevas tecnologías, las redes sociales, el entorno web, etc. No obstante, lograr que éste alcance una cierta repercusión y que se distinga entre los muchos otros (posiblemente de las mismas características) que pueblan la red, puede resultar una tarea algo más complicada.

Y es que, para alcanzar un rendimiento óptimo en el empleo de todas estas técnicas y canales, es fundamental una buena estrategia. Puede que tu idea sea de verdad potente. Que tengas a tu alcance magníficos recursos y talento para desarrollarla con creces. Pero necesitas un camino a seguir. Y la hoja de ruta que a otros les ha dado excelentes resultados, puede que a ti no te sirva.

Por tanto: no sólo necesitas una estrategia, sino una estrategia a tu medida, realmente adaptada a las características de tu proyecto y que te ayude a potenciarlo. Aquí es donde entra en juego la consultoría estratégica.

 

¿Para qué sirve una consultora especializada?

Una consultora puede serte de gran ayuda a la hora de calibrar tu proyecto o negocio y, basándose en su experiencia previa y conocimiento de sectores diversos, emitir un diagnostico: qué estrategia necesita seguir tu idea o empresa para tener éxito, que canales y técnicas son los más adecuados y cómo debes, en suma, comunicarte con tu público.

Por ejemplo, las acciones a desarrollar serán muy diferentes en caso de que tu negocio trabaje en un entorno B2B (dirigido a otras empresas) o B2C (dirigido al consumidor).

Lo esencial es detectar con detalle las fortalezas y debilidades del proyecto, a su buyer persona y, partiendo de ahí, planificar un calendario detallado con la estrategia a seguir, a fin de alcanzar una serie de objetivos.

A lo mejor no necesitas estar en una red social (por ejemplo) en la que, pese a que te has empeñado en tener presencia, no consigue aportar ningún valor ni contribuir en lo más mínimo a la consecución de tus objetivos. Eso, al final, se traduciría en un gasto de tiempo y esfuerzo que tendría sus ecos negativos igualmente en el plano económico. Y a nadie le gusta perder su tiempo ni su dinero cuando tiene que sacar una empresa adelante, ¿no es cierto?

 

¿Qué técnicas puede ofrecerte una consultora para ayudarte a tener éxito?

La consultoría especializada en marketing y ventas ha de poner al alcance del cliente una metodología amplia desde la que poder abarcar cualquier acción que éste requiera: desde el diseño y la creatividad hasta el desarrollo y mantenimiento de una web adecuada (y, por supuesto, en estos días imprescindible: responsiva); pasando por las técnicas más actualizadas de marketing tanto online como offline o de Inbound marketing.

La idea es, en suma, aportar valor mediante soluciones creativas que ayuden a definir, gestionar, potenciar y cuidar tanto el producto como la reputación de la marca que lo engloba.

Obtener estos resultados requiere, no sólo de una amplia experiencia y un enfoque altamente multidisciplinar, sino de un compromiso firme con el cliente y un esfuerzo constante. Y, cómo no, de una gran capacidad analítica y autocrítica para saber tanto medir el retorno como detectar la necesidad de posibles correcciones.

¿Tienes dudas sobre qué camino seguir para impulsar tu proyecto? Consúltanos. Todo lo anterior, lo ponemos a tu disposición desde el minuto cero. Porque, ¿qué hay más gratificante para profesionales de las ventas y el marketing como nosotros que asistir al crecimiento y ver día a día aumentar el éxito de nuestros clientes? Te lo contamos: absolutamente nada.

Llega el Nuevo Reglamento Europeo de Protección de Datos

Falta muy poco para que la nueva legislación europea en relación al tratamiento de datos personales (el Reglamento General de Protección de Datos o RGPD) pase a ser de obligado cumplimiento. ¿Qué quiere decir esto? Hasta ahora, el tratamiento de estos datos en nuestro país estaba regulado por la Ley Orgánica 15/1999 de Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD). Esto cambiará a partir del próximo 25 de mayo, cuando se aplicará el nuevo reglamento europeo, con la consiguiente reforma de la ley española.

¿Qué implicará este cambio? A partir de ahora, los ciudadanos de la Unión estarán protegidos por un único marco legislativo, más homogéneo, que además fortalece los mecanismos para que estos ejerzan un mayor control sobre los datos que proporcionan a terceros, introduciendo conceptos como el derecho al olvido o a la portabilidad, así como la obligación para las empresas de obtener el consentimiento expreso de los usuarios a la hora de recabar y utilizar sus datos personales.

¿Cómo afecta a la información que va a llegarte a partir de ahora? Si estás suscrito a cualquier newsletter, presta atención, porque en muchos casos habrás de dar tu consentimiento para que tu información personal continúe formando parte de la base de datos de la entidad que las genera y puedan seguir llegándote sus novedades. Lo normal es que ésta te notifique dicha necesidad y habilite los mecanismos necesarios para que expreses tu consentimiento. Si éste ya fue dado previamente, entonces la entidad en cuestión ha de informarte al menos de los cambios experimentados en lo que a política de privacidad y términos y condiciones se refiere.

Debes asegurarte, por tanto, de que estás conforme con los permisos dados y aceptar las condiciones del servicio para seguir recibiendo las comunicaciones a las que estabas suscrito.

¿Y si administras una web? Entonces te tocará informar debidamente a los usuarios de estos cambios (política de cookies y procedimientos de gestión de datos incluidos), así como proporcionarles un formulario por medio del que puedan dar su consentimiento explícito para que tratemos sus datos en caso de no haberlo hecho con anterioridad.

Y es que, el uso extendido de las redes sociales y de Internet, ha hecho necesario renovar la legislación con objeto de proteger la privacidad digital de los usuarios, sobre todo al hallarse su información personal mucho más expuesta.

Queda por ver si será suficiente con estas modificaciones, al menos durante unos años, o por el contrario habrá que seguir legislando con idea de amparar debidamente a los usuarios del entorno digital.

Claves para elegir un Community Manager

Estas son las características y habilidades indispensables en la labor de un buen Community Manager:   Carismático: Que tenga “la chispa suficiente para responder o interactuar con los usuarios, para engancharlos a tu marca, lo que hará que se involucren más al sentirse escuchados y tomados en cuenta” Profesional: Que recuerde a cada momento que lo que expresa es tu marca, y por eso no puede ni debe manejar el perfil de la empresa como si se tratara de su cuenta personal.

read more

Modelos coste publicidad

En la red todos peleamos por tráfico. La oferta de websites es demasiado amplia y el usuario resulta el elemento escaso. La consultora Forrester Research habla de la necesidad de hacer converger el tráfico que recibimos por 3 tipos de vías: nuestros propios medios, el tráfico que ganamos y el tráfico que compramos.

read more

Diez métricas complementarias pero esenciales

En este artículo vamos a repasar diez métricas complementarias pero esenciales que deberías seguir con Google Analytics. Te ayudarán a entender mejor el rendimiento y el flujo de usuarios a través del embudo de conversión. ¡Tendrás una perspectiva distinta de tu tienda online! Estas métricas son:

  1. Porcentaje compra/detalle
  2. Clics y vistas de la promoción interna
  3. Número de veces que el producto se ha agregado al carrito
  4. Número de veces que el producto se ha retirado del carrito
  5. Número de pagos de productos
  6. Coste por adquisición (CPA)
  7. Número de productos devueltos
  8. Valor del tiempo de vida del cliente
  9. Porcentaje de clientes que vuelven a comprar
  10. Ingresos por sesión

Para el seguimiento de algunas de estas métricas basta con usar el servicio de comercio electrónico mejorado que acaba de introducir Google. Otras podrás encontrarlas en las tablas y en las opciones de personalización. Veamos cada una de las métricas con más detalle.

  1. Porcentaje compra/detalle

Es el número de compras únicas divididas entre las vistas de las páginas de detalles de producto (comercio electrónico mejorado). Se encuentra en: Comercio electrónico -> Rendimiento del producto. Te ayudará a responder a la siguiente pregunta: ¿Con qué productos muestran los usuarios una mayor tendencia a la compra tras consultar la página de detalles del producto?

  1. Clics y vistas de la promoción interna

Esta es una métrica esencial para hacer un seguimiento eficaz y decidir si debes hacer promociones internas. Te permite conocer: Las promociones más visitas Las promociones que han generado más clics El porcentaje de clics (CTR) de cada promoción (CTR de la promoción interna)

  1. Número de veces que el producto se ha agregado al carrito

Es una métrica imprescindible ya que muestra el número de veces que los compradores han añadido productos a su carro de la compra. Se puede seguir tanto desde las opciones de comercio electrónico mejorado como configurando el seguimiento de eventos para los clics de los usuarios en los botones de añadir al carrito. Si optas por las funciones de comercio electrónico mejorado, encontrarás esta métrica en:
Comercio electrónico->Análisis de las compras->Rendimiento de la lista de productos. Con esta métrica no solo sabrás cuántas veces se añaden los productos al carrito, también podrás analizar por qué algunos productos tienen una mayor tasa de conversión a compra que otros.

  1. Número de veces que el producto se ha retirado del carrito

Esta métrica muestra el número de veces que los productos se han retirado del carrito. Puedes seguirla desde las funciones de comercio electrónico mejorado o configurar el seguimiento de un evento para las retiradas de productos del carro. Asegúrate de saber qué productos son los que más se añaden y luego se retiran del carrito. Sigue la “Tasa media de retiradas del carrito“, que es igual al Total de retiradas del carrito / Productos agregados al carrito.

  1. Número de pagos de productos

Esta métrica es similar a la de los productos agregados al carrito y da cuenta del número de productos que se han incluido en el proceso de pago. Puedes controlarla tanto desde las opciones de seguimiento de comercio electrónico mejorado como con un evento de seguimiento de los clics que se hacen en el botón “Continuar y pagar”. Y no lo olvides: también deberás analizar el caso de los productos que pasan al proceso de pago pero acaban convirtiéndose en pedidos abandonados.

  1. Coste por adquisición (CPA)

Se trata de una métrica esencial que puede calcularse y medirse desde dos perspectivas:

  1. ¿Cuál es el CPA que te puedes permitir y que mantiene tu negocio boyante?
  2. ¿Cuál es tu CPA real según los costes de tráfico en los medios?

Sigue ambas cifras y compáralas: CPA previsto para canal frente a CPA real

  1. Número de productos devueltos

Esta métrica que está disponible en el seguimiento de comercio electrónico mejorado indica el número de devoluciones que se han producido. Consulta el apartado Comercio electrónico->Rendimiento del producto para saber qué productos tienen una mayor tasa de devoluciones (se puede calcular como el importe total de las devoluciones entre los ingresos de productos).

  1. Valor del tiempo de vida del cliente

Esta métrica no está directamente disponible en ningún informe, sin embargo es muy útil y valiosa ya que muestra el número de clientes que hacen varias compras en tu tienda e indica su aportación a tu negocio. Crea un segmento avanzado como el siguiente para saber cuántos usuarios han hecho más de una compra en tu tienda online. Con los resultados del análisis del segmento de clientes asiduos podrás responder a la siguiente pregunta: ¿Cuánto puedes permitirte pagar por una adquisición prevista (tu CPA previsto) sabiendo que puedes recuperar el dinero en X meses si un cliente que te visita por primera vez se convierte en un clientes asiduo?

  1. Porcentaje de clientes que vuelven a comprar

Esta métrica está relacionada con la anterior, el CLF (valor del tiempo de vida del cliente), y se calcula con el número de compras de los clientes que vuelven a comprar dividido entre todas las compras de una tienda en un periodo dado. Simplemente aporta información extra desde la perspectiva de la planificación en los medios.

  1. Ingresos por sesión

Esta es una métrica imprescindible que debes controlar sin ninguna duda. Te permite identificar claramente y fijar el CPA (coste por adquisición) y el CPC (coste por clic) de tu tienda cuando lanzas campañas de adquisición de tráfico basadas en los índices CPC/CPA. Un ejemplo: si tienes 1.000 sesiones (lo que antes se llamaban visitas) y esas sesiones generan un beneficio de 10.000 dólares, entonces Ingresos por sesión = 10.000 €/1.000 = 10 € Teniendo en cuenta esta cifra y sabiendo que tu margen de beneficios es de, por ejemplo, el 20 %, podrás deducir que puedes pagar hasta 2 € por sesión (o clic). Síntesis Aunque normalmente es mejor tener más datos que menos, una cantidad excesiva de información puede resultar confusa y frustrante hasta para los analistas más experimentados. Centrarte en métricas de rendimiento concretas es la única forma de obtener información relevante y extrapolable que realmente sea útil y genere valor.

Claves para crear una tienda online y obtener rentabilidad

Claves para crear una tienda online y obtener rentabilidad:

  Cuando la gente o los clientes me preguntan sobre cuáles son las claves para crear una tienda online exitosa siempre decimos lo mismo: “depende de tu empresa. Todos los negocios son diferentes y las personas que los dirigen y gestionan también lo son, al igual que los mercados, la competencia, el momento, etc, y por ello no creo que se puedan definir las claves como respuestas si no como preguntas” Por tanto, en este post, no pretendo aportar respuestas, si no dirigir adecuadamente las preguntas que uno debe hacerse para que su negocio online tenga éxito y rentabilidad. Tampoco voy a utilizar un lenguaje técnico si no de vendedor a vendedor, de empresario a empresario. Si eres empresario te sentirás identificado más fácilmente en lo que explique y si eres profesional del comercio electrónico espero ayudarte a pensar como piensa un vendedor. Llevo mucho tiempo vendiendo casi de todo, desde muebles para comercios hasta lámparas calefactables, coches y no sé cuantas cosas más. Siempre, desde el principio de mi carrera profesional he tenido mucha hambre de aprender, siempre me he cuestionado todo lo que he hecho y la gente que me conoce sabe que siempre estoy cambiando la forma de trabajar y siempre estoy indagando nuevos métodos y fórmulas. Los empresarios debemos tener una actitud curiosa ante el mundo: investigarlo todo y no estancarnos. Como hemos podido ver durante esta crisis, sólo se han mantenido a flote los que no han parado de probar fórmulas, de innovar. Lo cierto es que en todo este tiempo he llegado a 4 conclusiones básicas, siempre enfocadas en la idea de que una empresa está hecha para GANAR DINERO.

1) Debes saber localizar a tu público objetivo, hacer que te encuentre, escucharle y entender sus necesidades para poder darle lo que realmente quiere. Cuando somos compradores nunca estamos del todo satisfechos con lo que nos venden, siempre se puede mejorar la oferta.

2) Debes tener una oferta diferenciadora que cubra esas carencias y que te posicione por delante de tus competidores, pero además debes de tener un argumento comercial que lo transmita claramente. No vale con ser bueno, además tienes que parecerlo.

3) Debes buscar la manera de obtener el mejor margen de beneficio bruto en cada venta. Descontar todos los costes de producto y de operaciones y que cada venta siga siendo rentable y que esa rentabilidad pueda hacer que crezca.

4) Debes encontrar la manera de gestionar tu negocio de la forma más fácil posible y de que sea fácil para tu cliente. Todo esto no es nada nuevo para un empresario o para un vendedor, pero a partir de estas conclusiones que todos tenemos en la cabeza la pregunta es ¿Cómo lo hago en internet? Como decía al principio, la clave no está en las respuestas si no en la forma en la que dirigimos las preguntas. Por tanto vamos a analizar los cuatro puntos anteriores para descubrir qué indicadores podemos medir y como hacernos dichas preguntas adecuadamente.

1) En Internet hay básicamente cuatro fuentes desde las que llegarán visitas a nuestra empresa:

  1. Visitas directas
  2. Visitas desde sitios que han hablado de nosotros (sitios de referencia)
  3. Visitas desde buscadores por posicionamiento natural (SEO)
  4. Visitas desde publicidad, ya sea adwords o banners publicitarios en sitios

Hay que trabajarlas todas, medir el coste de cada visita desde cada fuente, analizar lo que sucede con cada visita desde cada fuente, para averiguar información sobre la gente que nos está visitando. La forma de medir el coste de las visitas es muy sencillo, dividir el coste total entre las visitas totales y me sale en coste por visita (CPC o coste por click) Una vez que he atraído gente a mi empresa ahora toca conocerles, he de acercarme a ellos y preguntarles lo que quiero saber, desde formularios de contacto en la web o enviados por mail, desde un chat online para hablar en directo con ellos, desde encuestas de satisfacción después de las visitas o después de los pedidos, hablando por teléfono, etc, etc.

2) Por un lado debo de tener una oferta diferenciadora y solo la podré tener si conozco perfectamente a mi visitante y por supuesto a mi competencia. ¿Soy capaz de ofrecer algo mejor y que mis visitantes estén dispuestos a pagar para llevárselo? Pero por otro lado tengo que saber mostrarlo como tal, que la forma en la que lo perciban sea la apropiada. Recordad que estamos en Internet y cuanta más información, de mejor calidad y mejor la mostremos, más posibilidades hay de que se entienda adecuadamente. Esto se mide con la “tasa de conversión”, dividir el número de pedidos entre las visitas y expresarlo en tantos por ciento. Si hacemos esta medición por cada fuente en visitantes sabremos por dónde nos compran más y lo podremos comparar con lo que nos cuesta que nos visiten. Entonces calculamos el coste de adquisición, que es dividir la inversión entre el número de pedidos, obteniendo lo que me ha costado conseguir cada venta. Ejemplo de coste de adquisición: Si tengo un 1% de conversión, de cada 100 visitas obtengo una venta. Si he invertido 50€ y he conseguido una venta, cada venta me cuesta 50€. La pregunta sería ¿Cómo puedo mejorar mi tasa de conversión?: mejorando la oferta (esto ya depende de cada uno como vea su producto) y mejorando la forma en la que lo muestro en la web, un diseño claro, atractivo para el público al que me dirijo, facilitando la compra con un checkout en una sola página, aportando confianza con la creación de un sitio seguro y demostrar que lo es, tener un excelente servicio de atención al cliente, etc. Si cada cambio que hago lo mido en conversiones sabré si estoy haciendo los cambios adecuadamente o no y podré ir validando las acciones realizadas.

3) En internet no hay que trasladar el negocio físico a la red porque puede no funcionar. ¿Qué hacer cuando el producto tiene un margen muy pequeño después de descontar los costes logísticos y costes de adquisición? Muy probablemente no pueda vender todos los productos de mi catálogo por internet como lo haría en una tienda física. Por ejemplo, una tienda de lámparas que también vende bombillas, es muy probable que quiera vender las bombillas sueltas. La pregunta sería ¿su tienda vende lámparas o bombillas? ¿le sale rentable vender las bombillas sueltas? Ahora bien, si cree que es un valor añadido vender bombillas, es muy probable que deba hacerlo SOLO como producto relacionado cuando el comprador ha elegido una lámpara, además dándole la opción de seleccionar solo las bombillas que van más acorde a esa lámpara. De esta forma incrementa el precio medio del pedido, ofrece un valor diferencial recomendando la bombilla adecuada, y mejora márgenes porque mete dos productos en el mismo envió y por tanto prorratea los costes de la logística en el mismo envío.

4) En la sencillez radica la rentabilidad, la optimización de recursos, la optimización de esfuerzos, que nuestro comprador tenga una experiencia fácil y cómoda, que nuestros procesos de venta y de gestión se automaticen cuando detecte acciones repetitivas y que elimine constantemente cuellos de botella. La única forma de conseguir escalabilidad en el eCommerce es trabajar constantemente en los procesos internos, tanto en la gestión de la tienda online como en su analítica, en la gestión de los proveedores, compras, ventas, almacén, atención al cliente, proceso comercial, etc, etc, etc. Pero NO hace falta hacerlo todo desde el principio. Podemos empezar con una tienda, luego iremos conectándola a nuestro ERP o montando uno, según lo necesitemos podremos conectarnos a un CRM que nos permita gestionar mejor nuestra relación con el cliente, nuestros Chats OnLine podremos automatizarlos para que cuantas más visitas tengamos nos seleccione solo aquellas que más interesante sea atender personalmente, y muchos otros factores. Es importante dibujar y rediseñar constantemente nuestros diagramas de flujo en todos los procesos, analizando los cuellos de botella y los puntos de mejora. Si consigo una escalabilidad podré crecer en ventas con los mismos costes, posiblemente mejore mis precios de compra y por tanto incrementaré mi Ebitda. Estas cuatro cuestiones que generan infinitas y constantes preguntas que debemos ir respondiendo para mejorar hay que verlas de manera interconectada y mantenerlas en constante análisis. De nada sirve conocer el número de visitas que tengo desde una fuente si no lo cruzo con lo que me cuestan dichas visitas, con la conversión que consigo desde ellas, con el margen que gano en esas ventas y con la estructura interna que me consume. Hay que medir contantemente, cada medición me dará una información que necesitará ir pivotando y cambiando el modelo. Hay que ser ágil, trabajar con el concepto Lean StartUp en el que todo se cuestiona, se analiza, se valida y se cambia. No importa equivocarse haciendo cambios. La esencia es fallar pronto y fallar barato para evolucionar constantemente. Como decía Will Smith, “Si quieres construir una pared, no visualices la pared, no te preocupes por cómo va a quedar. Pon el primer ladrillo, pero de la mejor manera que podrías poner un ladrillo, analiza como ha quedado y cuando lo tengas claro pon el segundo, y después el tercero y así hasta tener la pared”. Suerte con la construcción de vuestros castillos.

¡Contratar a un becario no es gratis!

Hace poco estuve en una famosa universidad de Madrid hablando con los alumnos de segundo curso del grado de Publicidad y RR.PP.

El objeto de la charla era presentarles una visión del mercado laboral en España; mostrarles una radiografía general y, en la medida de lo posible, motivar sus mentes para que no se dejen influir por el clima general que se respira en nuestro país.

Sin entrar en detalles de aquella conversación que duplicó los 50 minutos reglamentarios… hubo un momento en el que les aconsejé trabajar lo antes posible; que tenían que tener el objetivo de graduarse con 2 años de experiencia; y que lo consiguieran aunque tuvieran que trabajar sin cobrar.

Os imagináis lo que pasó en ese momento, ¿¿verdad?? Seguramente algo muy parecido a lo que estáis pensando muchos de vosotros… “¿¡Pero qué dices!? Los becarios tienen que cobrar”.

Estoy de acuerdo, y por eso quiero matizar mis palabras para que nadie se equivoque sobre mi reflexión:

Un becario, igual que cualquier trabajador, tiene que cobrar por las funciones que desempeña y por la productividad que ofrece sobre la empresa.

El detalle está en saber qué cantidad debe ser esa remuneración.

Es frecuente pensar (por lo menos las barras de los bares así me lo han trasladado) que las empresas se dedican a contratar becarios para explotarles y hacerles trabajar para ahorrarse el sueldo de un contrato.

Quizá esa práctica ocurra en algunos lugares… pero la realidad en la mayoría de las ocasiones no es tan espeluznante. En abosluto.

Me centraré en el tema de la remuneración. Ese factor tan criticado y tan pocas veces analizando en su totalidad.

Un becario no es gratis; aunque la remuneración de la beca sea de 0 €, la empresa tiene que asumir un coste.

Aquí tenéis una tabla de los costes fijos:

Costes-Contratación-Becarios

Ordenador, Mesa y Silla son 3 conceptos cuya amortización he planteado a 4 años. 

Los Costes Fijos Derivados incluyen Internet, Luz, Alquileres, Material…  planteados en una empresa de 10 trabajadores con 2.000€ de costes fijos mensuales.

Bien, ahora hablemos de la fase de Recruiting.

También os he hecho una tabla con la estimación del tiempo invertido en este proceso:

Horas-Inversion-Contratación-Becario

Preparar un Vídeo-Tutorial es algo que no todas las empresas hacen. Pero es una práctica habitual en entornos digitales y empresas de Internet.

Ese vídeo-tutorial en realidad tiene una inversión superior a 6 horas (puede que incluso llegue a 20) pero no he querido subir mucho esa cifra porque es cierto que existe una posible reutilización a futuro hasta que quede obsoleto a los 18 meses. Lo dejamos en 6 horas…

Ahora viene el tiempo de formación. Por supuesto, también os he hecho una tabla:

Horas-Formación-Contratación-Becario

Estoy planteando una beca de 6 meses que es el periodo estándar por definición.

El resultado final, teniendo en cuenta que el tutor de este becario tenga un coste aproximado de 18€/ hora, sería este:

Inversión-Tiempo-Dinero-Contratación-Becario

Hasta aquí, queda claro que un becario no es gratis en absoluto, ¿verdad?

Y todo esto teniendo una remuneración de 70€ para el transporte.

Ahora aparecen muchas preguntas sobre la mesa y cada uno se las debe responder como mejor crea conveniente:

  • ¿Qué funciones va a desempeñar el becario? 
  • ¿Qué nivel de productividad va a ofrecer a la empresa? 
  • ¿Qué beneficio espera obtener la empresa? 
  • ¿Puede un becario trabajar 4 horas al día y ser rentable con estos costes?
  • ¿Y si el becario se aburre del trabajo a los 3 meses y hay que repetir el proceso?
  • ¿Y si el becario no está preparado para el día a día y su rendimiento no es el esperado?

​Y ahora termino este artículo planteando una duda que tengo desde hace tiempo. ¿Pagar por tener una beca es una locura incoherente o es simplemente una cuestión políticamente incorrecta que en realidad tiene fundamento?

Recuerdo que cuando yo estaba en la universidad y quise convalidar las prácticas, me cobraron los créditos como si hubiera asistido a clase… Es decir, pagué por trabajar. ¿Es que pagar a la universidad es aceptable porque su imagen de marca es menos “empresarial”?

Estoy pensando en alto… bueno, mejor dicho estoy escribiendo mientras pienso…

– ¿No pagarías dinero a Nadal porque tu hijo juegue al tenis con él? Es más, ¿no lo pagarías tú?

– Claro, pero casi ninguna empresa ofrece a sus becarios la posiblidad de llegar a ser Rafa Nadal ni tienen el recomiento de Rafa Nadal.

– ¿Seguro? Bueno, no entremos en demasiados detalles, porque los becarios no es que vengan muy aprendidos de la univerdaad y digo yo que alguna empresa tendrá que dar el primer paso para que luego se beneficie la siguiente que reciba al personal entrenado. Quizá incluso sea la competencia!!

– Qué melodramático te pones.

– ¿Y si en lugar de llamarle becario montamos un programa de formación con horas teóricas y prácticas? ¿Entonces sí sería correcto cobrar por ello?

– Sí, quizá así sí que lo sea.

– Pues a mí me parece lo mismo pero con diferente nombre. De hecho sigo pensando que Toni Segarra lo hizo bien y que una vez más y públicamente le muestro mi apoyo.

Fuente: Javier Guadiana (Reason Why)

El Outsourcing en las empresas del siglo XXI

Hoy en día el outsourcing en las empresas es una forma muy común de crecer con menos riesgos y de afrontar problemas que nos plantean estos mercados tan cambiantes de este siglo. Las formas de organización están evolucionando y el outsourcing está en todas ellas, puesto que es una eficiente manera de bajar los gastos de personal, una de las partidas más elevadas a la que tienen que hacer frente las empresas.

¿A qué se debe esta evolución?

Las empresas en la actualidad intentan, siempre que les es posible, tener su estructura y sus costes flexibles para poder afrontar todo tipo de  imprevistos de una manera ágil y cómoda. No se pueden dar el lujo de no responder inmediatamente y de una forma sólida a los temas de implementación de nuevos negocios. La velocidad de adaptación al diseño de procesos simples y ordenados como apoyo a estos nuevos negocios es básica para nuestro éxito. En este sentido el Outsourcing ofrece a las empresas modernas toda una gama de actividades muy costosas como la contabilidad, el branding, la mejora documental, la comunicación, la implementación de tecnología, la logística  etc. Nuestra Firma Cbs comunicación ofrece a nuestros clientes actuales y futuros su servicio Outsourcing con una metodología basada en nuestra experiencia con grandes empresas a nivel nacional e internacional. Esto permite a las empresas que nos eligen dedicar sus mejores esfuerzos y recursos internos al “Core Business” de su negocio.

¿Qué porcentaje de empresas usan este servicio?

Algunas estadísticas en revistas especializadas nos indican que en EE.UU. por ejemplo, de 1000 empresas consultadas, dos tercios recurren a este tipo de servicios.

¿Cuánto se puede ahorrar?

Las empresas que cogen estos servicios de Outsourcing tendrán evidentemente un ahorro en sus costes internos de personal y otros conceptos, debido a que no mantienen un departamento interno dedicado a procesos o actividades no principales de su negocio. Además, las empresas ganan en la calidad del servicio gracias a los buenos profesionales integrantes del Outsourcing contratado.

outsourcing en las empresas

¿Debo de externalizarlo? La eterna pregunta.

 Los principales ahorros derivados de los servicios Outsourcing, se especifican en las siguientes áreas:
  • RR.HH; lo referente a costos de personal (sueldos, vacaciones,  permisos, ausencias por enfermedad, seguros, cargas sociales etc.)
  • Tecnología; equipos informáticos (ordenadores, impresoras, software, actualizaciones y mantenimiento de equipos, etc.)
  • Espacio físico; mobiliario, suministros. (Electricidad, agua, teléfono)
  • Capacitación laboral y técnica.
  • Servicios de mensajería, de tesorería, de servicios generales, etc.
¿Cuáles serian los síntomas en una empresa que requiere Outsourcing?
  • Empresas de nueva creación.
  • Empresas que están en proceso de fusión o adquisición.
  • Empresas que están implementando nuevos procesos y tecnologías.
  • Empresas con operaciones de negocios en diferentes áreas geográficas o países.
  • Empresas con actitud de crecimiento o desarrollo nacional e internacional.
  • Empresas reestructuradas por nuevos socios.
  • Empresas unos costes internos muy elevados.
  • Empresas que necesitan una mejora en su estructura funcional.

Conclusión: La externalización de ciertos servicios de nuestra empresa, hará que ganemos en competitividad con el resto de empresas en estos tiempos tan difíciles que estamos viviendo, económicamente hablando.

Si tenéis cualquier duda a raíz de este artículo llamarnos sin ningún tipo de compromiso.

La diferenciación, la búsqueda del impacto visual y el ser recordado

Hoy en día los mercados en los que trabajamos están muy saturados y diferenciarse es muy complicado, tanto por la falta de recursos, como por la multitud de competidores existentes.

Publicidad creativa, promociones, artículos de papelería corporativa multiusos y originales, patrocinio y mecenazgo, páginas web diferentes y con mucha usabilidad y buen diseño, pueden provocar un fuerte impacto positivo en la persona que las visualice o que las reciba. Todas estas acciones son un buen mecanismo para destacar sobre el resto de empresas del sector. Hacer un simple anuncio en televisión, radio o prensa, o una campaña de participación en internet sin ofrecer grandes beneficios para los participantes, no son ya suficiente para destacar, se busca un toque de innovación que deje al espectador con la boca abierta y difunda más adelante lo acontecido con sus contactos por las redes sociales o con el famoso boca oreja de toda la vida.

Pues bien os queremos presentar una serie de empresas que han conseguido esta fórmula de diferenciación puntual con varios recursos innovadores de los indicados anteriormente. Quién sabe si quizá despierten también nuestra imaginación para realizar campañas parecidas que nos pidáis.

La primera idea que os queremos enseñar son una serie de tarjetas de visita que no dejan indiferente a nadie, y aunque la inversión sea algo mayor, son artículos novedosos y en ocasiones tienen alguna función real extra, además de la de ser tarjeta de visita, lo que amortiza ese gasto. Está comprobado que causan un mayor impacto, permanecen más tiempo en las manos de las personas o empresas donde queremos ser recordados.

Diferenciación tarjeta visita

Tarjeta de visita de un entrenador personal.

Diferenciación tarjeta visita

Tarjeta de visita de un salón de belleza.

Utilizar el street marketing es otra moda para abrir brecha directamente en nuestro principal “target”. Crea imagen de marca y generan notoriedad, siendo más recordados que la competencia por la creatividad que implica. Estas acciones de street marketing están bien vistas por los consumidores ya que entretienen y no son invasivas en absoluto. Este ejemplo de una marca de piensos que os exponemos a continuación es extraordinario. Logra incidir directamente en las personas que tienen perro sin necesitar ninguna base de datos, exclusivamente con un cartel que huele a su pienso. ¡Directo a sus potenciales clientes dejando a la competencia en el olvido!

Diferenciación street marketing

Acción de Street marketing.

Por último las páginas web bien desarrolladas y con un diseño y un nivel de usabilidad adecuado. Podemos poner un ejemplo de la página outgrow.me que consigue con su diseño sencillo y su perfecta usabilidad una verdadera experiencia de compra . Esta página ha sido reconocida en varias ocasiones. Su formato, copiado por multitud de empresas, fue elegido como uno de los mejores llegando a ser de las 50 páginas favoritas para el 2013 en la revista TIME. Si queréis ver el enlace de la revista  pinchar aquí .

Para terminar, decir que la diferenciación es una parte fundamental hoy en día donde la competencia es tan salvaje en el mundo empresarial. Ganar posicionamiento en la mente de nuestros consumidores no puede ser un ejercicio rutinario, hay momentos donde la imaginación y creatividad tienen que buscar ese vínculo de la compañía con sus compradores, que les dará la llave del fracaso o de la victoria a las empresas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR